El Diario Digital
Periódico de noticias de actualidad

Los miembros del grupo musical La Unión se pelean en el juzgado por el nombre del grupo

Facebook Twitter Google+

"Es lo que suele suceder, después de 40 años juntos, terminan arrojando los platos a la cabeza". Esta es una persona cercana a los dos componentes de La Unión, que han estado en guerra durante mucho tiempo, una batalla que se hizo pública la semana pasada y está en la corte. Hay demandas por varias razones y la principal es por el nombre del grupo, confirman a Vanitatis fuentes familiarizadas con el caso. Luis Bolín y Rafa Sánchez están en la pelota por el futuro de La Unión y por sus carreras musicales.

Bolín acusa a Sánchez de querer apropiarse del sello, y Sánchez, por su parte, ha registrado el nombre de La Unión por su cuenta, lo que ha enojado a su ex pareja. Porque juntos también tienen una empresa, Coco Media SL, en plena liquidación, según lo que dicen, lo que tampoco ayuda a hacer las paces.

La guerra había estado enterrada durante meses hasta que Sánchez emitió un comunicado la semana pasada anunciando la extinción del grupo, uno de los estandartes de la edad de oro del pop español. Bolín tardó poco en responder y lo hizo varias veces, siempre señalando a Sánchez como el responsable de dicha separación y también advirtiendo que La Unión continuará, independientemente de quién pese.

Liquidación de su empresa

"Lo que teníamos en nuestras manos era la disolución de una sociedad que tenemos al 50%. Tenía plazos, y Rafa quería seguir adelante unilateralmente, incluida una mentira en el primer párrafo. Esta es su forma de proceder por un tiempo a esta parte ", dijo Bolín a 'ABC'. Vanitatis ha tratado de hablar con ambas partes sin éxito.

El registro del nombre del grupo y la liquidación de su empresa son las dos claves del desacuerdo, que comenzó hace mucho tiempo, con el desgaste clásico de los años. Coco Media SL, dedicada a la gestión de espectáculos, no ha presentado cuentas desde 2017 a pesar de haberse establecido en 2016. El sindicato comercial duró mucho menos que el musical. Ambos estaban registrados como administradores conjuntos y el propósito corporativo era "llevar a cabo todo tipo de actuaciones artísticas, representación artística de grupos musicales con el poder de contratar conciertos, negociar contratos discográficos, preparar planes de promoción en los medios y diseñar campañas publicitarias".

La Unión comenzó su andadura en 1982 como cuarteto: Rafa Sánchez, Mario Martínez, Luis Bolín e Iñigo Zabala. Y las crónicas de la época, como las de Los 40 Principales, cuentan que fue Bolín quien le ofreció a Sánchez unirse al grupo después de hacerle una prueba de voz. La verdad es que con su carisma, su voz y su imagen, Sánchez se convirtió en la imagen del grupo. De los cuatro, solo permanecieron en los últimos años, y Sánchez, además, ha colaborado con numerosos artistas en diversas obras, lo que ha llevado a Bolín a acusar a su ex compañero de trabajar en una carrera paralela al grupo.

Vizcondesa de Almocadén

Podríamos decir que si bien las carreras de ambos han sido paralelas, sus vidas no. Luis Bolín Domecq, con esposa e hija, proviene de una familia rica y aristocrática: su madre, María de las Mercedes, era la vizcondesa de Almocadén, un título heredado por su hermana Sofía, y su padre, Fernando Bolín, era presidente de la Federación de Vela, Olímpico y Presidente de la Federación Internacional de Prensa Periódica (FIPP), de la Asociación de Revistas de Información (ARI) y de la Asociación de Medios Publicitarios Españoles. Bolín tiene una hija con su pareja.

Sánchez, por su parte, ha contado una vez que se "emancipó" a los 15 años y trabajó en una panadería para ganar algo de dinero. Incluso cuando estaba estudiando Arquitectura, lo combiné con pequeños trabajos para poder tener "algunas pesadillas". Cuando comenzó su carrera en el mundo de la música, abandonó sus estudios, aunque nunca dejó de lado su amor por el arte y el diseño de interiores. Además, de sus cinco hermanos, dos, gemelos, son artistas de renombre. Así que ha combinado su papel en La Unión con su pasión artística: en los años 90 estableció dos tiendas de decoración, una con sede en Chueca, pero las cerró porque no veía negocios.

“Si viajaste, te gustó este mundo y te diste cuenta, podrías sorprender al cliente. Pensé que tener una tienda de decoración era algo divertido, y aproveché mis viajes, por ejemplo, a Londres, para traer todo tipo de artículos, incluyendo sábanas, edredones, toallas, artículos de 'hardware fino' ... También dedicamos nosotros mismos para vender sillas para su padre y su madre, con una pierna de cada color, por ejemplo, para trabajar con el reciclaje ... Fue una etapa muy interesante, pero de la cual se llegó a la conclusión: quería tener un trabajo con poca responsabilidad como sea posible. "

Sánchez salió del armario en 2010 en la revista 'Shangay': "Mi salida del armario fue silenciosa: mi familia lo sabe, mis amigos también ... Pero siendo el único gay en la banda, porque Mario y Luis están practicando heterosexual Chicos, nunca he querido hacer una bandera de ello. Creo que les hubiera encantado si lo hiciera.